viernes, 30 de octubre de 2015

El Yunque insiste en el desmantelamiento del Estado Laico Mexicano


Como es ya bien conocido entre nosotros hermanos, la ultraderecha sigue insistiendo en acabar de desmantelar el estado laico. La actual constitución mexicana que tiene fuertes raíces juaristas es el mayor impedimento para ello. Precisamente en los tiempos de La Reforma los liberales cambiaron el nombre oficial del país que en ese entonces en la constitución previa se conocía como "Imperio Mexicano". Con La Reforma y la nueva constitución que instituía el estado secular, el nombre oficial pasó a ser el de Estados Unidos Mexicanos. Desde siempre la ultraderecha a querido desaparecer dicha constitución para acabar con el estado laico y regresarle el poder a la iglesia católica.

El primer gran intento fue precisamente lo que desencadenó la guerra de reforma. Después la guerra cristera pretendía aniquilar la constitución; los cristeros se alzaron en armas lidereados por la iglesia católica y con intervención desde el Vaticano.
Aquí una copia del contenido de la constitución cristera que querían imponer en ese entonces.

Después vinieron otros intentos en diferentes formas. La aparición del Opus Dei y su llegada a México dio origen a la creación en 1955 de El Yunque, secta secreta de ultraderecha que es la que le hace el trabajo sucio al Opus Dei.

El objetivo de esta secta secreta "El Yunque" desde su fundación ha sido:
"defender la religión católica y luchar contra las fuerzas de Satanás", así sea mediante la violencia o el asesinato en casos extremos, e instaurar «el reino de Dios en la tierra» mediante la infiltración de todos sus miembros en las más altas esferas del poder político.

Desde el año 2000 el Yunque logró su objetivo de llegar al poder y hasta la fecha se han mantenido allí, primero con los gobiernos del PAN y ahora con el gobierno del PRI; es bien sabido que EPN es el supernumerario número uno del Opus Dei en México, egresado de una universidad católica controlada y administrada por el Opus Dei. En el caso de felipe calderón que fungió como presidente espurio, hasta reconoció publicamente que su padre fue un activo cristero.

Los tres presidentes yunquistas han intentado desmantelar el estado laico de diferentes formas, entre ellas está la de querer desaparecer la constitución actual. Para ello durante el gobierno de Fox (el burro con botas) los panistas propusieron cambiar el nombre de "Estados Unidos Mexicanos" por simplemente "México", parecía algo inocuo al principio pero llevaba una fuerte intención de fondo ya que con el nuevo nombre la constitución juarista quedaba automáticamente sin efecto, esto debido a que dejaban de existir los Estados Unidos Mexicanos como tales. No la tuvieron fácil, menos considerando que el gobierno estaba en sus inicios, Fox fue advertido de que si desaparecía así la constitución el también automáticamente dejaba de ser presidente y a ver de a como nos tocaba. Por lo cual prefirieron no insistir en ello.

Después, calderodes el espurio, propuso exactamente lo mismo de cambiar el nombre oficial del país, pero lo hizo al final de su espuriato para que no le afectase tanto el dejar de ser presidente por la desaparición de la constitución. Esta otra intentona no le funcionó tampoco al Yunque, aunque sí han tenido avances en algunos aspectos.

EPN con Raúl Cervantes Andrade
Ahora con EPN, el nuevo espurio impuesto por la ultraderecha, también buscan desmantelar el estado laico desapareciendo la constitución pero ya no con la propuesta del cambio de nombre.
Ahora el legislador yunquista Raúl Cervantes Andrade, del PRI, partido que también ya ha sido fuertemente infiltrado por el Yunque, propone analizar si México necesita una nueva Constitución "apta para el siglo XXI" (Enlace a nota 1, Enlace a nota 2).


Raúl Cervantes Andrade es empresario y abogado quien estudió un doctorado en leyes en la universidad Panamericana, graduándose con mención honorífica y recibiendo además el Cum Laude. Dicha universidad es la misma donde estudió EPN, universidad católica controlada y administrada por el Opus Dei, cuna de yunquistas.

EPN ya propuso a Raúl Cervantes como candidato a ministro de la Suprema Corte de Justicia de la Nación. Defensores de derechos humanos ya manifestaron su preocupación por ello.

https://www.youtube.com/watch?v=zOPLjlTqL3c